Encuentro

viernes, 13 de marzo de 2009


Encuentro el espiral, en el caracol, en el mar.
Encuentro el circulo, que fue lo que el hombre ha visto.
Encuentro el viento, se vuelve aire donde me envuelvo.

Encuetro el aliento. En el aliento el beso. En beso tu alma. En tu alma mi cielo.

Encuentro el circulo en tu pupila, que nos toma enteros.
Encuentro el espiral de tu cuerpo y allí mismo, allí me encuentro.

2 comentario(s):

Maria Giacobone Carballo dijo...

El círculo es un símbolo de lo sagrado, porque representaba para la Antigüedad la forma perfecta: Dios ciertamente, “cuyo centro se
encuentra en todas partes y cuya circunferencia se encuentra en ninguna”.
Así el sol, así la luna, así la tierra, así los planetas, así los círculos concéntricos del sistema tolemaico, así los círculos del Infierno,del Purgatorio y del Paraíso de Dante Alighieri, así la Mesa Redonda del Rey Arturo, así el óvulo, así la hostia, así la Rueda de la
Vida del templo de Vishnu-Surya en la India.
El amor es perfecto, es un circulo sin tiempo, es amor es la energia divina en accion.

El amor tambien es Vida, y el espiral es el simbolo de Vida por excelencia.
En la Naturaleza podemos encontar el movimiento del espiral por doquier: el recorrido de las partículas subatómicas ante las colisiones, la disposición de los componentes del ADN, la simple forma de una concha marina o de nuestros ombligos, los pabellones de las orejas, la caída de las hojas de los árboles...

Maravilloso poema que lleva a una profunda reflexion. Siempre siguiendo la luz del Faro de Alejandria, con amor...
Maria
http://recuerdodevenus.blogspot.com/

Alejandra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.